Not seeing a Scroll to Top Button? Go to our FAQ page for more info. Qué ignorita más bonita. Relatos, fotografía y filosofía.: Relatos

Relatos



De siempre quise escribir, y desde niña lo hice, aunque de modos distintos. Como muchas jóvenes, comencé mi diario a los catorce años, cuando me eché mi primer novio, y para contar mis tribulaciones con él. Lo inicié de manera tosca, con el único objetivo de hacer una reseña fiel y puntual de mis mínimos actos. Al final me aburrí de tanto detallismo, salió a relucir la punta reflexiva y vanidosa y cuidé más las formas. Reflexiva, porque me iba, no por los cerros de Úbeda, que ni puñetera idea de cómo son esos cerros ni de dónde exactamente se halla Úbeda, sino por las hojas de las divagaciones y me daba por pensar y escribir lo pensado. Y vanidosa, porque me decía: "Si me hago famosa publicarán mis diarios post mortem, y para dejar buena huella he de cuidar mi estilo". El caso es que no me hice famosa -y ya es tarde-, pero escribí varias libretas grandes, durante muchos años. 

Pero esto no fue todo, ya con trece años había iniciado, así, a lo bruto, mi primera novela. Era una truculenta historia en la que a la mitad los protagonistas, por arte de magia, se llamaban de distinta manera a como empecé a nombrarlos. Y eran nombres americanos, claro, del tipo Tracy y Pheny, que yo recibía muchas influencias de las "novelas del oeste" y de las películas clásicas. 


Escribí también cuentitos de ciencia ficción y poemas con rima y medida, dedicados al "padre" Teide -¡qué cursi era, por Dios!, y qué fácil ser cursi por confusión con la cultura real-, y al ansia de amar y los amores desgraciados, aunque solo tenía trece años y todavía no me había comido un rosco, evidentemente. 

Más tarde, abandonados ya los diarios y los sonetos, reinicié mi aventura con la escritura y elaboré unos cuantos relatos. No me parecían muy malos cuando los releía pasado el tiempo, aunque sus escrituras se me atascaron, por lo que eran corregidos continuamente. Pero, como me afectaron algunas malas críticas -no vino el mundo entero a rendirse a mis pies de escritora-, saqué las oposiciones a la enseñanza,  y me lié en la elaboración de temas de filosofía para dar clase (tengo muchísimos y en diferentes versiones: extensa, normal, resumida, en Powerpoint, en cuadros y con puntos suspensivos para completar), abandoné la escritura creativa.  Ahora no comprendo cómo pudo suceder eso.  No sé si mis relatos son buenos o malos, pero sé que llevo dentro lo de escribir  y elaborar temas de filosofía no compensa tanto como narrar un buen relato;  que haya gente que me diga que se ha emocionado con él y que espera otro nuevo, satisface más, pues ningún alumno me ha dicho hasta ahora que se ha emocionado con mis temas de Kant -y si llora seguro que es de rabia, por tener que estudiar tamaño tranque.

Un relato es como un hijo, que aunque a veces es rebelde y se va por su cuenta, si yo soy tenaz y le doy la suficiente dedicación, sé que no me abandonará nunca. Por eso escribo. 

Aquí ofrezco los que he hecho hasta ahora; espero que alguno te guste, y si eres tan amable de comentármelo, ya podría dormir esa noche tranquila, la noche que lea tu comentario.




   
ÍNDICE DE RELATOS
  1. Entre un banco y un carro de la compra
  2. No era un corazón loco
  3. Amor en conserva
  4. A la caravana
  5. Como una destiladera
  6. La casa de la bruja o el espíritu del brujo
  7. ¿Una buena coartada?
  8. El hacedor de puzles
  9. Por una taza de café
  10. El gramófono
  11. Un ramo de flores sensual
  12. Cambio de modelo
  13. Soñaba contigo (microrrelato)
  14. El olor del amor desvaído
  15. Imágenes en la noria
  16. Las Cañadas del Teide y las fuerzas telúricas
  17. Aclarado sin centrifugado en Lozoya
  18. El truco de la fortuna
  19. Las fotos del ayer
  20. Las vanidades o tontadas del Facebook
  21. El chico que temía a las sombras
  22. La historia de una caída
  23. Diario de viaje a El Hierro
  24. Que no tiene ella y yo sí
  25. La chica nudista y el admirador de Jean-Paul Sartre
  26. ¡Qué bello es vivir!
  27. Por culpa de Meryl Streep ¿o de Glenn Close?
  28. Un molesto boletito
  29. El funeral
  30. Carta de lluvia
  31. La noche del baile de magos

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario