2 de enero de 2018

Entre el Alto Tajo y la Ruta de las Caras (fotografía)




Chequilla 1

En este puente de diciembre de 2017 anduve por unos pueblos que me encantaron. He estado (después de oír hablar mucho de sus maravillas) por Galicia, Asturias, Cantabria, Salamanca, etc. Por la provincia de Guadalajara no se me había ocurrido nunca. Y me llevé (nos llevamos, porque, por suerte, voy bien acompañada) una agradable sorpresa. En realidad, no era nuestra intención visitar esa zona sino repetir un viaje que realizamos hace unos años por Cuenca, del que guardábamos buenos recuerdos. Pero nos fuimos tan a los límites de la provincia que, al final, y por fortuna, el alquiler de casa rural fue en el pueblo de Megina, en Guadalajara. No obstante, realizamos incursiones en tierras conquenses para ver de nuevo La Ciudad encantada y, por primera ver, hicimos la Ruta de las Caras.

Megina es un pueblo casi fantasma. No vi a nadie. Posee un ayuntamiento, pero ningún supermercado. Sí un bar a donde fuimos la primera noche para comer algo y que, pese al aspecto sin vida que mostraba por fuera, estaba lleno. Tanto Megina, como los pueblos cercanos, tienen poca población. Imagino que lo más habitado en los alrededores será Molina de Aragón. Esta foto y la anterior pertenecen a Chequilla, un lugar que no ha sufrido de ninguna explotación turística, pese a lo singular del sitio, y que nadie debería perderse, como todos los pueblos del Alto Tajo.



Chequilla 2

Antes de continuar con las fotos se me hace preciso recomendarles un restaurante en Alcoroches, uno de los pueblos cercanos. Se llama Corrinche y, durante los cuatro días que estuvimos por la zona, fuimos dos veces. Nos chupamos los dedos con el asado de cordero,  las papas bravas, los huevos rotos con jamón, el morteruelo,... Tienen muy buen café y el servicio fue inmejorable (con invitación a chupito). No se lo pierdan si van por allí.

La foto siguiente la saqué al amanecer en la carretera que sale de Megina. Eran las ocho de la mañana, a -10 grados. Me quité los guantes, pues no podía maniobrar bien la cámara: los dedos comenzaron a dolerme al rato. El cielo, abarrotado de colores.






Más tarde, otras fotos por las carreteras de los alrededores que comunicaban entre Checa, Chequilla, Peralejos de las Truchas, Poveda  de la Sierra,... Pueblos preciosos. Y las carreteras, mucho más. Se merecen una entrada exclusiva.







Me encantaría recordar el pueblo de las fotos siguientes. No lo apunté y no me fío de su localización en el mapa. Entramos a un bar a bebernos un café de camino a la Ciudad encantada y por los alrededores quedaban restos de nieve que se mezclaban con las espigas.  







La Ciudad Encantada, en Cuenca. Es un lugar lleno de formaciones rocosas muy peculiares que le dan al lugar un aspecto mágico. Mejor ir entre semana porque se llena de turistas los festivos.




La Ruta de las Caras, en Cuenca. Son las Caras de Buendía, 18 esculturas realizadas en piedra de diferentes tamaños y por distintos autores. Preferí el revelado en blanco y negro para darle más relevancia a las figuras.


Las Rutas de las Caras 1

Las Rutas de las Caras  2

Las Rutas de las Caras  3

Las Rutas de las Caras  4

Las Rutas de las Caras 5

Las Rutas de las Caras  6


Probando, probando.En estas fotos solo está sobrexpuesto el revelado. Cuatro son de La Ciudad Encantada.